Galicia Rural

Hágase Cliente

Las mejores soluciones para su campo

entrar

  • Mayo 26
    Adama: Trigo y cebada protegidos desde la semilla (26/05 - 11:16)
    Con un escenario favorable para estos cereales de invierno, INTA Pergamino convocó a especialistas para hablar de su protección.
  • “Hubo un parate de trigo estos años, tratemos de arrancar mejor las cosas”, así inició la Ing. Agr. Mercedes Scandiani la Jornada de Enfermedades en Trigo y Cebada que INTA Pergamino organizó en días pasados.

    La semilla es el principal agente mundial de los patógenos. Y ¿Por qué un patógeno que está en la semilla puede ser importante? “Siempre que hablamos de enfermedades nos referimos a que reducen la calidad de los productos, o de las semillas, o del grano, y por ello impactan en el rendimiento y en lo económico”, explicó Scandiani.

    Hospedante, patógeno y ambiente cuando esos tres factores coinciden se produce la enfermedad. “No es magia, no ocurre de un día para el otro, por eso la importancia del monitoreo”, manifestó.

    ¿Cómo se detecta el patógeno en un lote de semillas? Un método fundamental es el muestreo, y éste tiene que ser representativo. La localización del patógeno también es importante.
    Fusarium, Bipolaris, Dreschlera y Alternaria son los hongos más importantes en las semillas de trigo y cebada.

    “Las semillas contaminadas pueden afectar la germinación- refirió Scandiani- Entre Fusarium encontramos muchas especies más, mientras que Bipolaris es muy agresiva. Por su parte las Dreschleras no son tan competitivas”.

    Norma Formento, Fitopatóloga de EEA INTA Paraná conversó con Adama Argentina, repasando sus conclusiones durante la jornada.

    Dos escenarios productivos bien diferentes fueron reflejados por Norma en una frase: “El del año pasado, con muy baja tecnología y el de este año, en que se habla de sembrar trigo fuertemente.

    El tema de los precios está bien. Esto hace que para nosotros la calidad de las semillas- esto es, sus atributos como el poder germinativo y el vigor- más el curado de semilla, previo análisis sanitario sean fundamentales”.

    Cuando las condiciones no se presentaban favorables, como el pasado año, lo que vieron los fitopatólogos estuvo en consonancia. “Lo que vimos el año pasado fue gran cantidad de carbón volador del trigo, lo cual nos indicó, o que no habían utilizado curasemillas, dejando esa tecnología que es fundamental y que menos incide en el costo total del cultivo; o que habían utilizado algo que no era correcto. Personalmente, después de 34 años, me pareció que con el trigo habíamos vuelto cien años atrás, cuando aún no se había creado una molécula para controlar el carbón volador del trigo”.

    Por eso la acción se orientó a apuntalar las tecnologías. “Insistimos mucho en que esa técnica no debe dejar de ser utilizada en trigo. Primero, porque cuando se hace el análisis sanitario de semillas, se indica cuáles serían los principios activos que controlarían lo que se leyó en ese lote de semillas y cuando no se hacen, se utilizan algunos productos que ya están superados hace más de diez años y se utilizan las moléculas más baratas. Entonces controlamos parcialmente, habiendo actualmente fungicidas que, aunque más caros, son más completos y abarcan el total de lo que lleva la semilla por fuera y por dentro”, detalló Formento.

    En segundo lugar, el otro tema es con qué se encuentra la semilla cuando llega al suelo. “Se va a encontrar con toda una flora microbiana patógena, como puede ser pythium para trigo, muchas especies de fusarium, que provocan la podredumbre de las semillas, la muerte de plántulas…” Por eso insisten sobre no dejar de lado una técnica que conjuga con la siembra directa, “allí donde la semilla cae en un sitio que no es el mismo que hace más de 20 años atrás”.

    Los altos inóculos en los rastrojos por las condiciones climáticas presentes este año refuerzan esta condición. Considerándolo y apuntalando la importancia en la sanidad de semilla de los cultivos de trigo y cebada, desde Adama Argentina, el Ing. Agr. Martín Riela- Referente de Estrategia de Mercado Zonal y líder del cultivo de trigo- recomienda la cura de cereales de invierno con SAVAGE, el fungicida curasemillas  de amplio espectro que permite en manejo de las enfermedades de suelo y semilla protegiendo la inversión desde el inicio.